Grabación locomotora GM RENFE 319.3

La 319 ha sido la máquina con uno de los sonidos más interesantes que he podido grabar, sobre todo cuando su motor gira deprisa. Es, en mi opinión, la locomotora diésel en la que más se nota la potencia por cada punto de aceleración, llegando literalmente a bramar —con mucha elegancia y majestuosidad, eso sí— cuando alcanza su régimen máximo. El “retumbar” de su motor es irrepetible.

Grabando la imponente 319.312.5

Ajustando niveles en uno de los micrófonos, junto a la imponente 319.312.5

La 319 ha ido pasando por diferentes subseries, de las cuales, la que más me ha gustado fue la primera —retales—, con su frontal redondeado y tres cristales en el parabrisas. Fueron provistas con motores GM 16-567-C y su sonido era más grave, pues su régimen de revoluciones era menor que en sus sucesoras. Desgraciadamente para nosotros, pasaron a ser disfrutadas en otros países cuando podrían haber sido aún de gran utilidad aquí. Sobre ella hablaré en otro artículo, explicando la elaboración del proyecto de sonido que ya le hemos dedicado.

En éste artículo expondré la grabación sonora de la segunda subserie 319.3, construida con motores GM 16-645-C. Quiero explicar que antes de decantarnos por esta máquina para realizar la toma de sonidos, pudimos escuchar y analizar acústicamente locomotoras de las series 3 y 4. Ambas montan distintas versiones del mismo motor GM 16-645 y presentan la diferencia técnica de que la serie 4 incluye sistema electrónico de tracción (muy necesario en Galicia por su orografía, por cierto). Sin embargo, la similitud de sonidos entre los motores de estas dos series es absoluta y, por ello, la grabación del sonido de una de las series es suficiente. Me decidí por esta 319.3 porque su emplazamiento era el más idóneo y silencioso, y porque el personal técnico que la manejaba es extraordinariamente eficiente y colaborador. Obtuvimos de este modo la grabación base para el proyecto sonoro que será común para las series 3 y 4, acometiendo por separado la realización del proyecto para la serie 2, completando asi la sonorización de la totalidad de las 1900.

Posición del micrófono principal para capturar el sonido del motor

Posición del micrófono principal para capturar el sonido del motor

La colocación de los micrófonos para el registro del sonido principal de los motores resultó de vital importancia, pues siempre resultaba fácil incurrir en cancelación de fase. Opté por colocar un micrófono principal direccional muy cerca de la salida de escapes, un cardioide en el lugar donde mejor se percibía el sonido de los pistones y un tercer micrófono direccional para registrar el sonido del turbo. En todos los casos fue posible respetar la regla de 3 a 1. El resultado final, una vez mezcladas las tres pistas y procesado el sonido, fue muy adecuado.

La toma de sonidos complementarios fue sencilla, gracias sobre todo a la extraordinaria colaboración del personal que manejó la locomotora. La bocina resultó un poco más complicada, sobre todo por las reflexiones extrañas que recibía el sonido en algunos de los edificios cercanos a la estación. Siempre nos gusta obtener muestras con resonancia y reverberación reales. Al final lo conseguimos, tras cambiar varias veces de emplazamiento el micrófono.

Finalizando la toma "buena" de la bocina

Finalizando la toma “buena” de la bocina

[Edito] Respondiendo a varias preguntas que he recibido, explico que en la fotografía de cabecera estoy transmitiendo a mi ayudante Guillermo para que el maquinista reduzca hasta el punto 1. De este modo tan “avanzado” pero eficaz nos comunicamos durante las grabaciones.