La compensación de carga aplicada al sonido de una locomotora a escala

El objetivo de la compensación de carga en una locomotora digital a escala es mantener constante su velocidad, en cualquier circunstancia y con la única limitación de la potencia disponible. Un decoder que ofrece compensación de carga se programa para conocer la fuerza electromotriz (FEM) del motor en condiciones “normales”, es decir, en llano y sin carga. Cualquier desviación de esta “carga base” se interpretará como rampa o pendiente, lo que desencadena una modificación de la potencia entregada al motor.

La cantidad de compensación global que un decoder digital es capaz de gestionar puede programarse en un intervalo comprendido entre 0% –compensación desactivada– y 100% –compensación total–. También es posible regular la cantidad de compensación para que varíe en base al factor de velocidad de la locomotora. En general, un porcentaje alto de compensación de carga es adecuado para una gama de bajas velocidades, evitando así que el motor se cale o se desmande cuando la locomotora circula sin carga. Sin embargo, convendrá reducirlo a medida que aumenta la velocidad, de modo que al acelerar, el motor reciba toda la potencia, pero al mismo tiempo reaccione de un modo realista, es decir, con un cambio de velocidad prototípico subordinado al grado de pendiente. Es muy importante que estos valores de regulación sean cuidadosamente calculados e introducidos, y dependerán siempre de las características de cada locomotora.

Aplicaciones realistas de la compensación de carga al sonido

En la vida real, cuando una locomotora llega a una rampa tiende a reducir su marcha, y el maquinista intentará mantener la velocidad aumentando la potencia. Si la potencia desarrollada por el motor es capaz de vencer la fuerza de la inclinación del terreno, la velocidad se mantendrá; en caso contrario, disminuirá. En una pendiente ocurrirá lo contrario, además de contemplarse la opción de introducir el freno dinámico.

Considerando lo anterior, dos factores diferentes tendrán que combinarse para lograr el resultado deseado:

  1. VELOCIDAD. La compensación de carga actuará para tratar de mantener una velocidad constante, lo cual dependerá de la velocidad actual de la locomotora y del grado de rampa o pendiente al que se enfrente, modificando la cantidad de potencia entregada al motor eléctrico en base a ambos factores.
  2. SONIDO. Ante un incremento de inclinación positiva, y a fin de mantener la velocidad de la locomotora en una rampa, el maquinista de una locomotora real acelerará. En el caso de una locomotora a escala con sonido, ésta “abrirá puntos del regulador”, tantos como sean convenientes, y las revoluciones del motor aumentarán a pesar de que la velocidad de la locomotora se mantenga o disminuya en proporción al grado de pendiente.

De la combinación de los dos factores anteriores se obtendrá un comportamiento verdaderamente realista de la locomotora, que reaccionará ante los cambios de inclinación del terreno y de la carga que deba desplazar, tal y como lo haría una máquina de tren en la realidad.

Actualmente, nuestros proyectos de sonido están diseñados teniendo en cuenta las condiciones anteriores, y colaboramos activamente con los fabricantes para que los decoders ofrezcan cada vez más posibilidades de regulación, incluidos detalles tan realistas como cambiar la propia característica sonora del motor dependiendo de la carga. Todo ello para ofrecer al usuario la máxima diversión con el mayor grado de realismo posible.

______

Fotografía: Tanden de 269 con TECO por Barbantes dirección a Ourense. 
Autor: Carlos Núñez Deza en Flickr
Rampa: tramo con inclinación positiva en el sentido de la marcha.
Pendiente: tramo con inclinación negativa en el sentido de la marcha.

Esta entrada también está disponible en: Inglés